Nuevos esquemas de innovación: redes y ecosistemas

Autor: Dr. Roberto Osorno

 

Hemos descrito algunas de las bondades de la innovación tradicional, sin la que no contaríamos con la mayor parte de aquello que nos acompaña día con día. También, hemos mencionado uno de los principales desafíos de este tipo de innovación y la paradoja que se nos presenta. Ante ello, ha sido necesario plantear esquemas diferentes que se ajusten mejor a la realidad del mundo: la que nos invita a un desarrollo más homogéneo de las empresas y organizaciones en una economía o sociedad.

 

En el año XXX, Carlis Von Hippel y Fulano Baldwin, profesores del Instituto Tecnológico de Massachusetts, propusieron la creación de redes de colaboración en la que empresas grandes, medianas y pequeñas, conjuntamente con la sociedad, desarrollaran innovación. A través del aprovechamiento de los recursos de unos y otros, las redes muestran interesantes ventajas: mientras que las empresas grandes cuentan con procesos de investigación y desarrollo, las empresas pequeñas tienen la flexibilidad para probar y lanzar al mercado soluciones de manera eficiente, y por otra parte la sociedad tiene conocimiento esencial para diseñar las soluciones que tienen mayores posibilidades de éxito.

 

La idea de crear redes de colaboración ha ido consolidándose a lo largo de los años y recientemente ésta ha evolucionado a un concepto más dinámico y balanceado, el de los ecosistemas de innovación y emprendimiento. Hoy en día, existe una amplia producción de estudios que sostienen las ventajas de esta visión: un ecosistema natural busca el balance de los actores que participan en él.

 

En los ecosistemas naturales, los miembros conviven en relaciones de mutua conveniencia. Por ejemplo, los árboles producen frutos dulces y nutritivos en tanto que las aves les proveen movilidad a las semillas de éstos, cuando se alimentan y se trasladan. Algunas aves se alimentan de los parásitos de los cocodrilos, quienes mantienen sus bocas abiertas y fijas, las aves se alimentan, los cocodrilos mantienen sus dientes limpios (siempre y cuando no caigan en la tentación de cerrar las mandíbulas y cenarse al ave). En un ecosistema natural, los participantes conviven, comparten los recursos y colaboran de manera que tiende a mantenerse un equilibrio.

 

En un ecosistema de innovación y emprendimiento, se trata de emular el comportamiento de su contraparte natural; la diferencia es que los actores son personas y organizaciones y las reglas de interacción son establecidas de manera institucional y no natural. Lo anterior por supuesto que deriva en imperfecciones e imprecisiones, tomemos en cuenta que a la naturaleza le tomó algo así como 10 mil millones de años el desarrollo de este equilibrio… Nosotros no tenemos tanto tiempo.

 

En los ecosistemas de innovación y emprendimiento, tenemos a diferentes tipos de actores interactuando de manera que cumplen un objetivo en común: el equilibrio y crecimiento del ecosistema para beneficio de todos. Lo anterior no quiere decir que no haya competencia o libre mercado, puesto que los ecosistemas naturales no eliminan la competencia, sino que a través de la misma se mantienen en crecimiento. Lo que caracteriza a un ecosistema de innovación y emprendimiento es la colaboración que los actores tienen, compartiendo recursos que le son necesarios a otros y obteniendo en consecuencia los que necesita. La interdependencia es fundamental para un ecosistema.

 

Las empresas pequeñas requieren de laboratorios y procesos de investigación que suelen estar presentes en las universidades y centros de investigación, mientras que estas mismas empresas ofrecen empleos y espacios para la aplicación del conocimiento que son necesarios para las universidades. Este es un ejemplo de una relación de mutua conveniencia entre dos actores. En un ecosistema de innovación y emprendimiento, estas relaciones son múltiples con una gran variedad de actores. Más adelante les hablaremos detalladamente de los ecosistemas y de su funcionamiento.

 

Cuando las organizaciones comparten sus recursos, pueden habilitarse entre sí para innovar de manera más eficaz, pero sobre todo, con menos recursos. En el ejemplo que hemos expuesto anteriormente, una pequeña empresa que no cuenta con laboratorios o investigadores, puede colaborar con un centro universitario, intercambiando recursos (no necesariamente dinero) y con ello tener acceso a algo que de otra manera le sería muy difícil (casi imposible) obtener. Es por lo anterior que en economías en las que los recursos para innovar no son abundantes, la innovación se da mucho mejor en la lógica de los ecosistemas.

 

Pero, para que las organizaciones puedan innovar en un ecosistema, deben de darse ciertas condiciones. Una de ellas es indispensable:  empresas y organizaciones deben de tener la posibilidad de conectarse con otras a través de procesos permeables. En otras palabras, los esquemas de innovación deben de ser abiertos o mixtos.

 

Empieza la conversación en Community

Tambien te puede interesar

Nutrición: cuerpo y mente

Por: Ingrid Reyes Vivimos en un mundo en donde todo sucede muy rápido; y de la misma forma queremos los resultados, sobre lo que sea: inmediatos.   En temas de nutrición, no es la excepción. Se fijan metas con objetivos a veces inalcanzables, debido al gran...

La metamorfosis de HULK: cuando menos, es más

Por: Joaquín Marbán Estos días, en los que casi todos hemos visto la película de Avengers End Game, y nos hemos identificado con algún personaje, o incluso hemos salido del cine esperando otro final, yo quiero aprovechar para hacer un análisis de la evolución...

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Por: Eduardo Ascencio Rubio “Uno de los errores en el emprendimiento es el cálculo incompleto de costos y presupuestos; esto produce que, durante la ejecución del proyecto, no se alcancen los objetivos financieros comprometidos, generando frustración y, probablemente,...

CRISIS CLIMÁTICA COMO OPORTUNIDAD

CRISIS CLIMÁTICA COMO OPORTUNIDAD

Por: Monica Hernandéz La crisis climática es el mayor problema que estamos enfrentando como sociedad, pero simultáneamente es nuestra más grande oportunidad para construir un mundo regenerativo y equitativo.   Durante mucho tiempo, nos acostumbramos a ver los...

Nutrición: cuerpo y mente

Por: Ingrid Reyes Vivimos en un mundo en donde todo sucede muy rápido; y de la misma forma queremos los resultados, sobre lo que sea: inmediatos.   En temas de nutrición, no es la excepción. Se fijan metas con objetivos a veces inalcanzables, debido al gran...

La metamorfosis de HULK: cuando menos, es más

Por: Joaquín Marbán Estos días, en los que casi todos hemos visto la película de Avengers End Game, y nos hemos identificado con algún personaje, o incluso hemos salido del cine esperando otro final, yo quiero aprovechar para hacer un análisis de la evolución...

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Por: Eduardo Ascencio Rubio “Uno de los errores en el emprendimiento es el cálculo incompleto de costos y presupuestos; esto produce que, durante la ejecución del proyecto, no se alcancen los objetivos financieros comprometidos, generando frustración y, probablemente,...