CRISIS CLIMÁTICA COMO OPORTUNIDAD

Por: Monica Hernandéz

La crisis climática es el mayor problema que estamos enfrentando como sociedad, pero simultáneamente es nuestra más grande oportunidad para construir un mundo regenerativo y equitativo.

 

Durante mucho tiempo, nos acostumbramos a ver los momentos de crisis como lo peor que podía suceder, y si bien, es cierto que son periodos de complejidad y desafíos, ahí mismo se encuentra un potencial inmenso para reconstruir estructuras, patrones, e ideas que ya no son útiles.  El área del ambientalismo no es la excepción.

 

A lo largo de la historia, hemos llevado al planeta a un estado crítico, donde parece ser que la contaminación, la explotación de recursos, y muchas otras prácticas nocivas se vuelven algo normal, pues a pesar de que se busque acabar con el problema, no todos ven dicho compromiso como algo importante, sino que lo ven como una meta utópica que es constantemente postergada.

 

A modo personal, puedo decir que dicho escenario donde parecía que nada mejoraría, me generaba demasiado estrés (de hecho, hay un término denominado como “eco-anxiety”, que justamente explica este miedo al colapso ambiental). Tiempo después, aprendí que era necesario ver esta crisis como un catalizador de cambio; como oportunidades para demostrar que es posible hacer las cosas de manera diferente.

 

Uno de los ámbitos más significativos desde dónde podemos impactar, es en el emprendimiento. En este mundo, donde la tecnología y la innovación se vuelven cada vez más importantes, ¿por qué no buscar cómo salvar el planeta mientras creamos nuevos modelos de negocio y ayudamos a la sociedad? Es el momento perfecto para fomentar la creatividad, organizar soluciones en conjunto, ser disruptivos y crear un nuevo estándar de cómo deben ser las nuevas iniciativas empresariales. Considero fundamental que siempre esté partícipe el factor de bienestar social y ambiental. No todo se trata de lo que está yendo mal, sino de todo lo que está en nuestras manos por mejorar.

 

Otro aspecto clave para lograr lo anterior, es cambiar nuestra perspectiva de cómo nos movemos en nuestro día a día: pasar del individualismo a la colaboración. Dejar atrás la idea de que si a uno le va bien, los demás lo tienen que bajar. Y si bien, es cierto que en ocasiones esto ha sucedido, creo firmemente que como mexicanos sabemos desenvolvernos en equipo. De hecho, considero que es algo que nos distingue, pues cuando queremos, somos tan apasionados por nuestra gente, que movemos cielo y tierra con tal de ayudar. Así que, implementemos esto en nuestra vida cotidiana, démonos cuenta de que si uno se levanta, todos nos levantamos a la par.

 

Dicho esto, es relevante mencionar que el participar en el activismo climático es otro modo de conectar con nuestras raíces. Y bien, me imagino que es aquí donde me preguntarás, ¿eso qué tiene que ver?

 

Cuando pensamos en activismo climático, es común que vengan a nuestra mente movimientos como Fridays for Future, Meatless Monday, o cualquier otra iniciativa reciente. Y no me malentiendas, considero que son increíbles y participo en ellas. Sin embargo, este movimiento tiene origen muchos años atrás.

 

Comunidades indígenas alrededor del mundo han existido siempre bajo estos principios de respeto, cuidado, y una auténtica corresponsabilidad por su entorno. Han puesto las pautas y han sido pioneros en métodos de producción autosustentable y regeneración de la tierra.

Una manera de honrarlos, es dándole voz y amplitud a sus ideales y modo de vida, buscando cómo replicar sus sistemas a mayor escala, siempre con ética y responsabilidad, pues en vastas ocasiones su trabajo ha sido imitado sin crédito alguno.

 

Es esencial reconocernos en el otro, entender que cada una de nuestras acciones tiene repercusión y que lo que le sucede al otro, también me afecta a mí.

 

Hay una canción que lo resume perfectamente, y quiero compartirte un pedacito:

 

“Que yo soy tú, y tu eres yo, que somos luz.

Si me hieres te hieres, si me duele te duele.

Si a la tierra le duele, nos duele a todos.

Nos duele lo que sufre el otro sin que nos demos cuenta.

Vayamos ayudando en lo que podamos para andar ligeros.”

 

Canción: Yo soy Tú

Autor: Sarmad

 

No voy a decir que nos hace falta despertar, porque ya estamos despiertos. Solo es cuestión de decidir actuar y día con día hacer lo correcto. De conectar primero con nosotros, para después entender nuestra relación con la sociedad y con el planeta. De ver cada crisis como una oportunidad, pues al final, recuperar nuestra reciprocidad con la naturaleza depende de ti, de mí, de nosotros.

Empieza la conversación en Community

Tambien te puede interesar

Nutrición: cuerpo y mente

Por: Ingrid Reyes Vivimos en un mundo en donde todo sucede muy rápido; y de la misma forma queremos los resultados, sobre lo que sea: inmediatos.   En temas de nutrición, no es la excepción. Se fijan metas con objetivos a veces inalcanzables, debido al gran...

La metamorfosis de HULK: cuando menos, es más

Por: Joaquín Marbán Estos días, en los que casi todos hemos visto la película de Avengers End Game, y nos hemos identificado con algún personaje, o incluso hemos salido del cine esperando otro final, yo quiero aprovechar para hacer un análisis de la evolución...

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Por: Eduardo Ascencio Rubio “Uno de los errores en el emprendimiento es el cálculo incompleto de costos y presupuestos; esto produce que, durante la ejecución del proyecto, no se alcancen los objetivos financieros comprometidos, generando frustración y, probablemente,...

Nuevos esquemas de innovación: redes y ecosistemas

Nuevos esquemas de innovación: redes y ecosistemas

Autor: Dr. Roberto Osorno   Hemos descrito algunas de las bondades de la innovación tradicional, sin la que no contaríamos con la mayor parte de aquello que nos acompaña día con día. También, hemos mencionado uno de los principales desafíos de este tipo de...

Nutrición: cuerpo y mente

Por: Ingrid Reyes Vivimos en un mundo en donde todo sucede muy rápido; y de la misma forma queremos los resultados, sobre lo que sea: inmediatos.   En temas de nutrición, no es la excepción. Se fijan metas con objetivos a veces inalcanzables, debido al gran...

La metamorfosis de HULK: cuando menos, es más

Por: Joaquín Marbán Estos días, en los que casi todos hemos visto la película de Avengers End Game, y nos hemos identificado con algún personaje, o incluso hemos salido del cine esperando otro final, yo quiero aprovechar para hacer un análisis de la evolución...

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Por: Eduardo Ascencio Rubio “Uno de los errores en el emprendimiento es el cálculo incompleto de costos y presupuestos; esto produce que, durante la ejecución del proyecto, no se alcancen los objetivos financieros comprometidos, generando frustración y, probablemente,...