Tap Tap: Hackea las redes sociales

Por: Alejandro Suárez

Soy un apasionado de la música, y como tal, hace 5 años ayudé a la formación de un sello discográfico independiente, donde pude conocer el impacto de las redes sociales (RSSS) en la vida de una persona. Desde la aparente sensación de anonimato o de mantenerse escudado tras una pantalla que genera agresiones y peleas virtuales, el esparcimiento de noticias falsas y hasta la creación de un mundo alterno dentro del celular que aísla comunidades enteras de la realidad “física”, son algunas de las desventajas que escuchamos diariamente de las redes sociales.

Los efectos son reales y graves; en una encuesta realizada en 2017 por la Real Sociedad para la Salud Pública del Reino Unido, jóvenes británicos de entre 14 y 24 años declararon que redes sociales como Facebook, Instagram, Snapchat y Twitter, les generan depresión, ansiedad, trastornos del sueño, obsesiones sobre su imagen corporal, además de exponerlos al bullying.

 

Existen muchos argumentos (válidos) en contra de ellas. Sin embargo, es de suma importancia saber que también tienen una gran número de ventajas; en algunas situaciones, las podemos utilizar a nuestro favor para hacer un mundo mejor. Las RRSS son como el fuego, es bueno o malo dependiendo de su contexto: si se controla, nos ayuda en la cocina, a calentarnos, a que los autos caminen, etc.; pero si está descontrolado, puede ser destructivo. Por lo tanto, las RRSS no pueden ser generalizadas como negativas, sino como PODEROSAS.

 

Con un buen manejo, las redes sociales pueden tener efectos positivos, como una rápida comunicación, el poder contactar a alguien en cualquier parte del mundo, la posibilidad de ampliar los conocimientos educativos gracias a la consulta de videos e imágenes de archivo, la mejora de nuestras habilidades y pasiones gracias a los tutoriales de YouTube, la facilitación en la búsqueda, la creación de empleos gracias a LinkedIn, la derrama económica gracias a las ventas online, e incluso la organización social para derribar dictaduras o gobiernos corruptos (como sucedió en Egipto en el año 2011).

 

Pero el propósito de este artículo, es brindarte una serie de tips para aconsejarte sobre la manera “micro” en que podemos aprovechar o hackear las RRSS para evitar estas sensaciones negativas descritas por la RSSP del Reino Unido:

 

1.- Para evitar ansiedad y depresión, conócete y mentalízate para hacer “log in” únicamente cuando estés de buen humor. De esta manera, las noticias y logros de tus contactos los verás de manera optimista y con auténtica alegría.

2.- Comenta y reacciona positivamente. Procura dejar un comentario positivo a quien realmente te dé gusto. A esto se le llama tener una actitud activa (no pasiva), lo cual genera un efecto positivo mentalmente.

3.- Abre otro perfil (Instagram) para seguir únicamente cuentas sobre temas que te apasionan. Esta cuenta te servirá como “escape”, distracción y diversión.

4.- Aprovecha tus redes para difundir tus proyectos personales como negocios, fundaciones, proyectos artísticos, etc. De esta manera, se crean grupos que comparten mismos intereses.

5.- Considéralas como un álbum sobre tu vida, el cual podrás mostrar en un futuro a tus hijos. Piensa cómo te gustaría que te vieran y publica de esa manera.

6.- Si tienes un negocio, crea sus cuentas correspondientes y aprovéchalas para hacer “benchmarking”.

7.- Aprovecha tu perfil para crear/difundir, de manera auténtica, tu marca personal. ¿Cuál es tu esencia como persona?

8.- Puedes usarlas para retomar el contacto con personas que hayas dejado de ver en tu vida. Incluso, puedes ayudar a tus familiares para generar reencuentros emotivos.

9.- Por último, utilízalas para ayudar. Difunde lo bueno y denuncia lo malo.

 

Gózalas, elimina ese tabú de que son completamente negativas y busca tu propia manera de optimizar su uso para hacer de este mundo, paso a paso, uno mucho mejor.

Empieza la conversación en Community

Tambien te puede interesar

La innovación más allá de los súper clusters y de Hollywood

Por: Dr. Roberto Osorno Más allá de las historias que nos cuentan y de las películas que vemos, es notable que la innovación, en su estado tradicional, parece no dejar beneficios para todas las empresas, organizaciones o emprendedores que desean participar. Lo...

Para que tus talentos trasciendan

Por: Paloma Barreto “Sé el cambio que querrías ver en el mundo”. Mahatma Gandhi   Queremos ver un mundo mejor. Sin embargo, nuestras acciones pueden llegar a reflejar lo contrario: al no respetar al peatón, al no dar los buenos días, al tirar la basura al suelo o...

Un viaje hasta el cloud

Por: Leonardo Covarrubias Con un mundo donde la nube se ha unido a tantas áreas diferentes, pareciera que no existe manera de dimensionar el alcance inmersivo del cómputo en la nube al día de hoy. Sin embargo, intentaré mostrar un camino. Para empezar, a partir de...

To be or not to be: Productos orgánicos

Por: Mariana Gómez Olavarría Hoy en día enfrentamos una problemática de la que todos estamos conscientes, pero lamentablemente solemos no saber cómo resolver: el sistema alimenticio. Según la ONU, cada día mueren aproximadamente 25 mil personas por hambre. Eso...

La innovación más allá de los súper clusters y de Hollywood

Por: Dr. Roberto Osorno Más allá de las historias que nos cuentan y de las películas que vemos, es notable que la innovación, en su estado tradicional, parece no dejar beneficios para todas las empresas, organizaciones o emprendedores que desean participar. Lo...

Para que tus talentos trasciendan

Por: Paloma Barreto “Sé el cambio que querrías ver en el mundo”. Mahatma Gandhi   Queremos ver un mundo mejor. Sin embargo, nuestras acciones pueden llegar a reflejar lo contrario: al no respetar al peatón, al no dar los buenos días, al tirar la basura al suelo o...

Un viaje hasta el cloud

Por: Leonardo Covarrubias Con un mundo donde la nube se ha unido a tantas áreas diferentes, pareciera que no existe manera de dimensionar el alcance inmersivo del cómputo en la nube al día de hoy. Sin embargo, intentaré mostrar un camino. Para empezar, a partir de...