Pandemia de basura

Por: Carolina Preciado Schwimmer

El año pasado, se estuvo hablando de la ley que prohibiría las bolsas de plástico y el uso de productos de poliestireno expandido (unicel) en los comercios, pero no contábamos con que iba a llegar una pandemia mundial que potencializaría su uso.

Muchos pensamos que sería un despertar de la humanidad para hacernos conscientes de todo el daño que le hemos hecho al planeta y a los animales. Sin embargo, hay cifras preocupantes que exponen la gran cantidad producida de microplásticos, empaques y desechos durante la pandemia.

 

Mi único sentimiento es la impotencia, ya que ahora no sólo tenemos la emergencia sanitaria del coronavirus, sino que se ha potenciado aún más la ambiental. La paranoia y la psicosis han formado importantes papeles en nuestras vidas desde marzo del año pasado, y por lo mismo, hemos recurrido al uso excesivo de desechables, cubrebocas, guantes de plástico, botes de desinfectante, gel antibacterial (que si lo pensamos bien… no estamos batallando contra una bacteria, es un virus), y todo lo que sea desechable. Todo esto bajo la premisa de que si usamos más de estos productos, estaremos más a salvo y no nos infectaremos.

 

Me he encontrado con una gran cantidad de restaurantes y comercios que ponen todo en bolsas de plástico. Cabe destacar que no digo que no sea importante desinfectarse y usar cubrebocas, pero siempre hay alternativas que generan un impacto menor en el medioambiente. Por ejemplo, usar cubrebocas de tela certificados y que se puedan lavar tantas veces como sea necesario, lo que ayuda a que aminoremos la cantidad de basura que se tira; cargar con tus propias bolsas de tela; lavar tus manos frecuentemente, en lugar del uso excesivo de gel (que también nos hace daño a nuestra piel); usar tus propios recipientes al momento de ir a un restaurante para pedir para llevar; llevar un termo para el agua o para el café que se nos antoja en la mañana; incluso cargar con nuestros propios cubiertos.

 

Según investigaciones de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la cifra de residuos sólidos urbanos que se generó en el 2020 fue de 120 mil 128 toneladas al día… Y esto es sólo lo que México está emitiendo. Imagina la cantidad que se genera diariamente en el mundo, sin tomar en cuenta el aumento de la cantidad de cajas, emplayes y relleno utilizado por paqueterías, generados por la cuarentena.

 

Todos estos desechos llegan al mar sino se desechan responsablemente. Según estudios de Greenpeace, de 755 peces que consumimos, el 20% tienen microplásticos (pedazos de plástico milimétricos); y lo preocupante no es sólo que nos los comemos, sino los estragos que estos traen también a la flora y fauna marina.

 

Cristian Morales, representante de la OPS/OMS, alertó en una entrevista: “La contaminación medioambiental es un problema de salud pública que causa muertes prematuras y sufrimiento, y en una enfermedad como ésta, un medioambiente deteriorado no va a contribuir positivamente, por el contrario, va a acelerar o a poner más condiciones para que se produzcan formas más graves de la enfermedad”.

 

Es por esto, que ahora más que nunca, necesitamos tomar conciencia de nuestro estilo de vida, de nuestras decisiones de compra y de nuestros desechos. Estamos presenciando una pandemia de basura que va a acabar con todo lo que conocemos si no hacemos algo al respecto. Necesitamos comenzar a tomar acción, haciendo lo que podamos como individuos, incluso desde nuestro hogar, para después seguir aportando más, apoyando a diferentes proyectos y empresas que buscan salvaguardar el medio ambiente a través de su operación.

 

El día de hoy, les comparto estas palabras para que hagamos conciencia y nos unamos al cambio para la protección medioambiental. Este es un camino en el que he estado desde hace aproximadamente dos años, cuando comencé con la idea de que quería aportar algo más al mundo; aunque no sabía cómo ni por medio de qué, pero tenía la inquietud de mandar un mensaje a la gente, para ayudarles y enseñarles algo sobre cómo podemos cuidar el medioambiente. Fue así que decidí abrir una cuenta de Facebook para publicar consejos, artículos, productos y maneras de causar menos daño al ecosistema. Así surgió Fiebre Ecológica y ha sido una gran herramienta para conectar con quien tiene la misma intención que yo: hacer la diferencia en la conservación de nuestro planeta con nuestro granito de arena.

 

La pandemia nos ha dado la oportunidad de experimentar e intentar nuevas cosas, tales como hacer nuestros huertos caseros libres de pesticidas, hormonas y químicos; hacer composta y utilizarla para nuestras plantas; reciclar desechos como papel, cartón, vidrio, plástico, etc.

¡Los invito a intentarlo, a investigar y descubrir cómo pueden contribuir! Para así, juntos crear un mejor futuro, para todos nosotros, para generaciones futuras, para los animales y para nuestro planeta.

Empieza la conversación en Community

Tambien te puede interesar

Nutrición: cuerpo y mente

Por: Ingrid Reyes Vivimos en un mundo en donde todo sucede muy rápido; y de la misma forma queremos los resultados, sobre lo que sea: inmediatos.   En temas de nutrición, no es la excepción. Se fijan metas con objetivos a veces inalcanzables, debido al gran...

La metamorfosis de HULK: cuando menos, es más

Por: Joaquín Marbán Estos días, en los que casi todos hemos visto la película de Avengers End Game, y nos hemos identificado con algún personaje, o incluso hemos salido del cine esperando otro final, yo quiero aprovechar para hacer un análisis de la evolución...

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Por: Eduardo Ascencio Rubio “Uno de los errores en el emprendimiento es el cálculo incompleto de costos y presupuestos; esto produce que, durante la ejecución del proyecto, no se alcancen los objetivos financieros comprometidos, generando frustración y, probablemente,...

Nuevos esquemas de innovación: redes y ecosistemas

Nuevos esquemas de innovación: redes y ecosistemas

Autor: Dr. Roberto Osorno   Hemos descrito algunas de las bondades de la innovación tradicional, sin la que no contaríamos con la mayor parte de aquello que nos acompaña día con día. También, hemos mencionado uno de los principales desafíos de este tipo de...

Nutrición: cuerpo y mente

Por: Ingrid Reyes Vivimos en un mundo en donde todo sucede muy rápido; y de la misma forma queremos los resultados, sobre lo que sea: inmediatos.   En temas de nutrición, no es la excepción. Se fijan metas con objetivos a veces inalcanzables, debido al gran...

La metamorfosis de HULK: cuando menos, es más

Por: Joaquín Marbán Estos días, en los que casi todos hemos visto la película de Avengers End Game, y nos hemos identificado con algún personaje, o incluso hemos salido del cine esperando otro final, yo quiero aprovechar para hacer un análisis de la evolución...

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Costos y presupuestos: el éxito o el fracaso de un emprendimiento.

Por: Eduardo Ascencio Rubio “Uno de los errores en el emprendimiento es el cálculo incompleto de costos y presupuestos; esto produce que, durante la ejecución del proyecto, no se alcancen los objetivos financieros comprometidos, generando frustración y, probablemente,...