La innovación abierta: ¿qué es y por qué es importante?

Autor: Dr. Roberto Osorno

 

Se requiere un modelo de innovación diferente en las economías emergentes. Es por esto que, en el año 2003, Henry Chesbrough, un profesor de la Universidad de Berkeley, propuso un modelo de innovación diferente al tradicional, la Innovación Abierta. Podemos decir que este profesor propuso una innovación sobre el proceso de innovación conocido hasta entonces. Entonces, ¿en qué consiste esta propuesta?

 

Tradicionalmente, se reconoce que el proceso de innovación tiene tres grandes etapas: la investigación y desarrollo, las pruebas de la solución y el lanzamiento al mercado. Además, este proceso tiene como entrada, tanto las necesidades como la ciencia y la tecnología disponibles para resolverlo. Como salida, tiene la necesidad resuelta por productos y servicios que van al mercado, y de su uso se generan resultados valiosos para mejorar la innovación, por lo que se convierte nuevamente en una entrada para el proceso; esto quiere decir que es iterativo. En la innovación cerrada (la tradicional), todo el proceso está a cargo de una organización, por lo que los recursos, riesgos y beneficios están enteramente a su cargo.

 

El profesor Chesborugh tuvo a mi parecer una idea genial por la simplicidad de ésta y las implicaciones que tuvo. Consistió en imaginar el proceso de innovación con múltiples aberturas para permitir el flujo de entrada y de salida de recursos, permitiendo que aquellos recursos que no tiene la empresa, provengan de otro lugar. De igual manera, aquellos recursos que se produzcan durante su proceso de innovación y que finalmente no sean indispensables para la organización, pueden ser aprovechados por otras organizaciones a las que sí les resulten útiles.

 

Algunas preguntas que surgen al momento de observar la propuesta de innovación abierta son: ¿desde dónde provienen los recursos que entran?, ¿hacia dónde van los recursos que salen? La respuesta no es compleja de deducir, aunque a veces sí lo es para implementar; provienen de otras organizaciones que se asocian para compartir recursos, riesgos y los beneficios de los resultados. Esta propuesta tiene consecuencias muy importantes en la innovación, pues sugiere que el proceso, que antes estaba a cargo de una sola organización, ahora pueda recibir recursos externos y compartir los propios para poder innovar con otras organizaciones.

 

En la innovación abierta, las organizaciones se conectan en un proceso conocido como co-creación. El objetivo de este proceso es que conjuntamente aborden problemas o necesidades específicas, compartan los recursos que tienen (siendo el conocimiento uno de los más importantes), y encuentren soluciones que entreguen valor tanto a los beneficiarios como a las organizaciones que participan.

 

Pongamos un ejemplo para entender mejor la innovación abierta. Una pequeña empresa suele carecer de recursos para tener laboratorios y alta tecnología que le permita probar sus productos. Por otro lado, en muchas universidades se tienen laboratorios que no son utilizados por largos períodos de tiempo (como en las vacaciones). Además, las universidades suelen buscar escenarios reales en donde los estudiantes puedan interactuar para prepararse profesionalmente. Dentro de las empresas, tanto grandes como pequeñas, estos escenarios suelen estar presentes todos los días. Así que, ¿será posible entonces conectar a esta empresa con una universidad para que conjuntamente aborden un problema, y obtengan beneficios de ello? Evidentemente es posible; y podremos argumentar que «no, esta idea no es nueva, pues la colaboración universidad-empresa no es exclusiva de la innovación abierta». Pero, ¿cuál es la diferencia?

 

En algunos modelos de colaboración tradicional, como el  de la universidad-empresa que hemos puesto como ejemplo, los estudiantes trabajan para la empresa buscando aprendizaje y desarrollo. En la innovación abierta, los estudiantes (es decir, la universidad) y la empresa, se asocian para producir algo nuevo y usan los recursos que tienen disponibles. La universidad puede proporcionar el talento universitario (que no es mano de obra barata), laboratorios, investigadores, y en general, ciencia y tecnología. En tanto, la empresa proporciona problemáticas actualizadas para resolver, conocimiento acerca del medio y del mercado, sus propias instalaciones y su conocimiento y experiencia, que son sumamente importantes. En este proceso, ambas organizaciones ponen sus recursos en juego para lograr conjuntamente un beneficio: la innovación.

 

Las conexiones que se dan para lograr innovación abierta no solo son en duplas, sino que múltiples organizaciones pueden conectarse para intercambiar conocimiento, capital, talento, instalaciones, maquinaria, ciencia y tecnología. Estas conexiones crean redes en las que los actores co-crean para lograr objetivos comunes relacionados con el bienestar, no solamente de una organización, sino de todos los participantes. Estas redes, que son tan necesarias en la innovación abierta para co-crear, son conocidas como Ecosistemas.

 

La innovación abierta viene a llenar un vació crucial que la innovación tradicional no lograba llenar. Esto consiste en la accesibilidad que le otorga a las organizaciones de menor tamaño y recursos reducidos, y que son muy comunes en las economías emergentes. La innovación abierta no reemplaza a la innovación tradicional, sino que convive para que las empresas y organizaciones puedan competir, prosperar y aportar a un crecimiento sostenible.

 

Empieza la conversación en Community

Tambien te puede interesar

La innovación más allá de los súper clusters y de Hollywood

Por: Dr. Roberto Osorno Más allá de las historias que nos cuentan y de las películas que vemos, es notable que la innovación, en su estado tradicional, parece no dejar beneficios para todas las empresas, organizaciones o emprendedores que desean participar. Lo...

Para que tus talentos trasciendan

Por: Paloma Barreto “Sé el cambio que querrías ver en el mundo”. Mahatma Gandhi   Queremos ver un mundo mejor. Sin embargo, nuestras acciones pueden llegar a reflejar lo contrario: al no respetar al peatón, al no dar los buenos días, al tirar la basura al suelo o...

Un viaje hasta el cloud

Por: Leonardo Covarrubias Con un mundo donde la nube se ha unido a tantas áreas diferentes, pareciera que no existe manera de dimensionar el alcance inmersivo del cómputo en la nube al día de hoy. Sin embargo, intentaré mostrar un camino. Para empezar, a partir de...

To be or not to be: Productos orgánicos

Por: Mariana Gómez Olavarría Hoy en día enfrentamos una problemática de la que todos estamos conscientes, pero lamentablemente solemos no saber cómo resolver: el sistema alimenticio. Según la ONU, cada día mueren aproximadamente 25 mil personas por hambre. Eso...

La innovación más allá de los súper clusters y de Hollywood

Por: Dr. Roberto Osorno Más allá de las historias que nos cuentan y de las películas que vemos, es notable que la innovación, en su estado tradicional, parece no dejar beneficios para todas las empresas, organizaciones o emprendedores que desean participar. Lo...

Para que tus talentos trasciendan

Por: Paloma Barreto “Sé el cambio que querrías ver en el mundo”. Mahatma Gandhi   Queremos ver un mundo mejor. Sin embargo, nuestras acciones pueden llegar a reflejar lo contrario: al no respetar al peatón, al no dar los buenos días, al tirar la basura al suelo o...

Un viaje hasta el cloud

Por: Leonardo Covarrubias Con un mundo donde la nube se ha unido a tantas áreas diferentes, pareciera que no existe manera de dimensionar el alcance inmersivo del cómputo en la nube al día de hoy. Sin embargo, intentaré mostrar un camino. Para empezar, a partir de...